Noticias

RMG – Las otras propuestas para los afiches del Aguinaldo 2023: imágenes y sugerencias que vale la pena compartir

Leer más

Filipinas – El Ecónomo General visita la Casa de Formación Específica destinada a los Coadjutores Salesianos

Leer más

Italia - El Consejero General para la Formación preside el primer Curatorium de la comunidad “Zeffirino Namuncurá” de la UPS en su nueva sede

Leer más

Austria - “Así que esta es la Navidad… ¿y qué has hecho?”: Reflexiones de un joven misionero


23 diciembre 2018 23:00 | Por admin
Austria - “Así que esta es la Navidad… ¿y qué has hecho?”: Reflexiones de un joven misionero

(ANS – Viena) – La canción “Así que esta es la Navidad” (So this is Christmas) siempre me conmueve cuando la escucho, especialmente la parte «¿y qué has hecho? He estado pensando que la Navidad debería movernos a hacer algo. Este movimiento se llama éxodo. Nuestra relación con Dios está llena de éxodo y, por tanto, también de Navidad.

Por: Bonaventure Ifeanyi Ughonu, SDB

Misionero nigeriano en Austria

Veamos el Antiguo Testamento. Leemos, cómo Dios despidió a Abraham y más tarde logró que los israelitas salieran de la esclavitud a través de Moisés. En Gn 12,1-2 está escrito: “El Señor dijo a Abraham: Sal de tu tierra y de tu patria y de la casa de tu padre a la tierra que yo te mostraré. Yo te haré un gran pueblo y te bendeciré, haré grande tu nombre y te convertiré en una bendición”.

Un pasaje similar se encuentra en Éxodo 3,7-8: “El Señor dijo: He observado la miseria de mi pueblo en Egipto y he oído su clamor a causa de sus vigilantes, porque conozco sus sufrimientos. Bajé para liberarlo de la mano de Egipto y sacarlo de este país a un país hermoso y espacioso, a un país donde fluye leche y miel”.

Abraham fue enviado a un nuevo país. Allí se suponía que iba a fundar el pueblo de Dios. Moisés también escuchó la voz de Dios y así llegó a la Tierra Prometida. Muchos profetas han tenido que partir de sus tierras e irse a tierras lejanas. Por ello, creo que la historia de Navidad es una experiencia de éxodo.

La encarnación de Cristo es un milagro y un secreto. Es también un éxodo del Cielo a la Tierra, porque Dios quiere salvarnos. Él misericordioso y lleno de amor, así que vino a salvarnos, así como salvó a los israelitas del pasado.

La Navidad también nos invita al éxodo de nuestras seguridades a favor de los pobres y los extranjeros. Esto requiere tanta compasión como Dios tuvo con los más pobres. Por supuesto, debemos celebrar con nuestras familias y amigos, pero este Jesús, a quien celebramos, nos espera incluso en aquellos que no tienen nada ni nadie con quien celebrar.

¿Estás dispuesto a hacer un éxodo -como Jesús- y partir en búsqueda de los otros, de tus vecinos, de las personas sin techo, ir hacia donde los jóvenes de las calles? SI al menos, pensaste en salir y cambiar de vida, Jesús llegó a tu vida: ¡Feliz Navidad!