Noticias

India – Inicia la Visita Extraordinaria del Consejero para la Región Asia Sur a la Inspectoría INB

Leer más

RMG – El Tiempo de la Creación está a punto de comenzar: del 1 de septiembre al 4 de octubre un tiempo especial para cuidar la Creación

Leer más

México – Diálogo con autoridades con fruto para las comunidades más necesitadas

Leer más

Brasil - Un viaje misionero de Turín a Iauaretê


25 junio 2018 22:00 | Por admin
Brasil - Un viaje misionero de Turín a Iauaretê

(ANS – Sao Gabriel de Cachoeira) – Todavía en el 2018 existen lugares en el mundo que pueden conocerse solamente recorriendo largas distancias y viajando por zona inaccesibles. Este es el caso de la misión salesiana de Iauaretê, en el extremo occidental de Brasil, justo frente de la frontera con Colombia. Referimos la historia de este largo viaje que realizó el Sr. Giampietro Pettenon, SDB, Responsable de “Missioni Don Bosco” de Turín, quien llegó hasta la misión Salesiana de Iauaretê.

Llegamos a Manaos después de un largo viaje desde Turín. Los Salesianos de la Amazonía coordinan el trabajo misionero entre los indígenas de la región. Inmediatamente llegando al lugar subimos a un avión que nos trasladó hasta Sao Gabriel de Cachoeira. En ese lugar los Salesianos trabajan desde hace 103 años. El trabajo se realiza en torno al núcleo histórico de la ciudad donde se encuentra el Colegio Salesiano y la gran iglesia, que ahora es la catedral de la diócesis.

Al día siguiente salimos para Iauaretê, accesible solo por el río. Como el viaje dura 12 horas, debemos viajar muy de mañana, porque viajar en la oscuridad es demasiado peligroso. Así que nos levantamos muy de amanecer, desayunamos, cargamos nuestros equipajes y viajamos.

El que maneja el bote es un nativo que nos guía hasta el “punto de control”. A partir de ese lugar se ingresa al área exclusivamente indígena y el ejército controla el acceso.

Inmediatamente después se gira y se llega al afluente del Río Negro, el Río Vaupés. Como todavía es tiempo de temporada de lluvias, el río está particularmente cargado de agua. Hay tanta agua y tan cristalina que refleja las nubes y el cielo. La ilusión termina cuando después de una ligera neblina llega una ligera y fina lluvia, pero muy insistente.

Poco después, se llega hasta un lugar donde se debe descargar todo el equipaje y continuar en un camión en el medio del bosque durante cinco kilómetros. Luego se vuelve a bajar del camión y se ingresa nuevamente a un bote.

A lo largo del río se logra divisar pequeñas comunidades indígenas, cada una con una capilla y al lado una pequeña escuela. Son comunidades fundadas por los Salesianos y el sello distintivo de la obra educativa y al mismo tiempo evangelizadora de los Hijos de Don Bosco es una iglesia con una escuela cercana. Sin la educación de los jóvenes, la evangelización corre el riesgo de convertirse en proselitismo. Y sin una iglesia, el trabajo educativo corre el riesgo de convertirse en un servicio social.

Al final, después de 11 horas de viaje en el río, llegamos a Iauaretê, con una hora de anticipación. ¡Nos ha ido muy bien en el viaje!