Noticias

RMG – El "diario" de la canonización de Artémides Zatti

Leer más

RMG – Las otras propuestas para los afiches del Aguinaldo 2023: imágenes y sugerencias que vale la pena compartir

Leer más

Filipinas – El Ecónomo General visita la Casa de Formación Específica destinada a los Coadjutores Salesianos

Leer más

Francia - Un campamento de verano entre jóvenes gitanos, gracias a "ESPERE"


18 septiembre 2018 22:00 | Por admin

(ANS – Lille) – En 2010, Danièle Sciacaluga, una Cooperadora Salesiana, tuvo la oportunidad de visitar algunas familias romaníes en un campo de la ciudad de Lille. Observando la situación y para satisfacer las necesidades educativas, en 2014 se decidió poner en marcha, junto con un sacerdote salesiano, la asociación «ESPERE» (Salésiens Espoir Pour Les Enfants d’Europe ROM – Esperanza Salesiana para los Niños de Roma). Este sacerdote estaba comprometido con la promoción de la educación de los niños según la pedagogía de Don Bosco. Desde entonces, todos los años, durante el verano, la asociación lleva a cabo actividades de verano en favor de los niños que viven en condiciones marginales.

La aventura de «ESPERE» se repitió por quinto año consecutivo, también este verano, en colaboración con la red de iniciativas “Don Bosco Action Sociale” (DBAS). Durante tres semanas consecutivas, todas las tardes, los operadores de la asociación ESPERE ofrecieron momentos de intercambio, educación informal, descubrimientos y alegría a los niños romaníes de un campamento de chabolas en Lille.

El equipo de trabajadores, compuesto por Salesianos Cooperadores y Salesianos de Don Bosco, tanto franceses como belgas, este año se fortaleció con la presencia de nuevos miembros: un estudiante de Lieja y un grupo de jóvenes.

En un clima familiar típicamente salesiano, los jóvenes que participaron en estas actividades pudieron descubrir las deplorables condiciones de vida de los niños romaníes y sus familias, pero también todas sus otras “riquezas”: hospitalidad, cortesía, alegría de vivir… Al mismo tiempo, los estudiantes pudieron conocer “en la práctica” la pedagogía y el espíritu de Don Bosco, y que lo transmitieron a las familias y a los niños romaníes.

El programa diario alternó juegos educativos, juegos de mesa, talleres artísticos, excursiones y educación musical, una visita al zoológico, la introducción al tejido de punto, cursos pequeños de mecánica para mayores, un recorrido nocturno por la ciudad de Lille para los animadores y sobre todo un clima de verdadero compartir y cercanía en toda circunstancia.

Desde el comienzo de esta iniciativa salesiana, la acogida de las familias fue cálida y pronto hubo una atmósfera de confianza mutua que rompe todos los prejuicios.

Source : Don Bosco Aujourd’hui