Noticias

India – Concluye el encuentro conjunto sobre la “Propuesta salesiana de Formación en el mundo digital”

Leer más

Brasil – La Juventud Salesiana, discípula y misionera, está viva y activa entre el pueblo de Dios

Leer más

Polonia – Los salesianos honran al Beato Augusto Czartoryski, SDB

Leer más

Guatemala – El testimonio de dos voluntarias en la misión salesiana de San Benito Petén


27 agosto 2018 22:00 | Por admin
Guatemala – El testimonio de dos voluntarias en la misión salesiana de San Benito Petén

(ANS – San Benito Petén) – El misionero salesiano, P. Giampiero De Nardi, en una carta enviada al ANS escribió: “Como todos los años, los voluntarios pasan por nuestra misión y dejan un recuerdo indeleble. Este año estuvieron Ana y Marian, dos jovencitas españolas”.  Presentamos el testimonio de las dos voluntarias que han finalizado su experiencia.

Ana

En primer lugar, hay una vida dura en Petén. El calor es sofocante que a uno le quita el deseo de trabajar y hacer cosas. Los mosquitos pueden transmitir enfermedades y hacen que tomes muchas precauciones. Todo esto se convierte en un pequeño castigo por vivir la vida. Luego está la falta de seguridad en las calles.

Por ello recuerdo a todos en la misión de Petén y los considero pequeños héroes que viven allí, soportando el calor, los mosquitos, las carreteras peligrosas, etc. Conocí el genio de Don Bosco con la presencia de los oratorios y el trabajo con los jóvenes. Los oratorios me parecieron extremadamente interesantes. Combinar la educación humana y religiosa con la diversión, facilitando las relaciones entre los jóvenes y los niños. También es muy importante la actividad de brindar consuelo y ayuda a los familiares de los enfermos en el hospital.

Marian

Para mí fue un nuevo desafío. He vuelto por segunda vez a Petén-Guatemala a la presencia salesiana de San Benito en Flores. Reuniéndome de nuevo y abrazando nuevamente a tantas personas con quienes compartí experiencias el verano pasado. Fue una gran alegría sentirme acogido por estas personas sencillas y humildes.

Escuchar, acompañar y cuidar fueron las palabras claves de esta experiencia; refiriéndose al Aguinaldo del Rector Mayor de este año: «Cultivamos el arte de escuchar y acompañar» y proporcionar asistencia como parte esencial de mi profesión de enfermera.

Me he encontrado con niños, jóvenes, adultos y ancianos que son acogedores, afectuosos, agradecidos y también, en muchas ocasiones, acostumbrados a vivir en situaciones precarias de alojamiento, higiene, salud, educación; y esto me duele, porque la desigualdad que vivimos en este mundo “globalizado” es injusta.

Sentir y tocar la pobreza me duele y me hace consciente de que tenemos el deber de ser solidarios con las personas que no tienen las posibilidades de desarrollar todo su potencial. El sueño de Don Bosco es una realidad en San Benito. La comunidad salesiana trabaja incansablemente por el bien de estas personas.