Noticias

India - "Sean constructores de paz": una invitación a cuidar la Creación

Leer más

Argentina – Formosa: se inauguró el nuevo centro de Capacitación Laboral

Leer más

Italia - Una conferencia para presentar la Red Humanitaria que ha acogido a 70 refugiados afganos

Leer más

Myanmar – El Cardenal Bo, SDB, en defensa de la población amenazada por la reanudación de la mega represa de Myitsone


11 febrero 2019 23:00 | Por admin
Myanmar – El Cardenal Bo, SDB, en defensa de la población amenazada por la reanudación de la mega represa de Myitsone

(ANS – Myitkyina) – “La desigualdad no solo afecta a los individuos, sino a países enteros”, escribe el Papa Francisco en su encíclica Laudato Si’ (n° 51). En el mismo pasaje el Santo Padre advierte contra aquellas empresas que dejan grandes daños humanos y ambientales por intereses inmediatos: “pueblos sin vida, agotamiento de algunas reservas naturales, deforestación, empobrecimiento de la agricultura y la ganadería local, cráteres, colinas devastadas…”. En sintonía con el magisterio del Papa Francisco, y en defensa de su rebaño, el Cardenal Salesiano Charles Maung Bo lucha contra la reanudación de las obras de la mega represa de Myitsone.

La mega represa de Myitsone es un impresionante proyecto de construcción chino, que se construirá en la confluencia de los ríos Malí y N’Mai, que se unen y forman el Irrawaddy. Sería la primera represa que bloquearía el río Irrawaddy, que es la cuna de la civilización de Myanmar, y el 90% de ella sería explotada solo por China.

Controlada por China “State Power Investment Corporation,” la planta, con una capacidad de 6.400 megavatios –valuada en 3,6 millardos de dólares estadounidenses- sería la primera represa en contener el curso del río Irawadi, cuna de la civilización de Myanmar. En el 2011, desatando la ira de Beijing, el entonces presidente birmano Thein Sein suspendió la obra. La decisión de la Junta fue tomada luego de varias protestas populares, que denunciaban el temor por el impacto ambiental que tendría el proyecto y el descontento de la población que vive en las inmediaciones de la represa cuya producción será explotada en un 90% exclusivamente por China. Sin embargo, ahora Beijing está presionando para que se reanude la obra y la actitud titubeante de Naipyidó provoca una dura reacción de la comunidad Kachin. 

“La mega represa no es para nosotros. Perderemos nuestras vidas y propiedades a causa de ella. Por eso, nos congregamos para expresar nuestra oposición [al proyecto] y exigimos su resolución para que el río Irawadi pueda correr libremente”, declara Steven Naw Awng, uno de los líderes de la protesta. Hace eco de sus palabras Duwa Gumgrawng Awng Hkam, líder del Partido demócrata Kachin: “Este es un reclamo para que se proceda a detener de manera definitiva este proyecto. Consideramos que la conducta china es intimidatoria, ya que están tratando de obtener lo que pretenden. Por tanto, quisiera exhortar al gobierno a afrontar la cuestión con decisión”. Un comunicado difundido ayer por los organizadores de la protesta invita a las compañías chinas involucradas en el proyecto a respetar la voluntad de las personas y a contribuir en pos de las buenas relaciones entre las dos naciones, renunciando a sus planes.

Dado que el grupo étnico Kachin es mayoritariamente cristiano, en la manifestación participaron numerosos representantes de la Iglesia católica y de la Iglesia bautista. Hace tres días, ambas se hicieron vocero de las protestas durante un encuentro con el Gral.  Min Aung Hlaing, comandante en jefe de las fuerzas armadas birmanas. Él aportó tranquilidad a los líderes religiosos, aseverando que el Tatmadaw (el ejército) sabrá respetar la opinión de la población. Entre las voces más autorizadas que se han alzado para protestar contra la represa de Myitsone, se cuenta la del Card. Charles Maung Bo, arzobispo de Rangún y presidente de la Federación de las Conferencias Episcopales de Asia (FABC). El 28 de enero pasado, en una carta pública, el primer purpurado birmano definió el proyecto como una “condena a muerte para el pueblo de Myanmar”, en términos de daño ambiental e impacto sobre las perspectivas de paz para la nación, después de décadas de guerra civil.

“En nombre de todo el pueblo de Myanmar, en particular de los campesinos pobres, pedimos sinceramente a todas las partes interesadas interrumpir sus intentos de abusar de nuestra madre Irrawaddy. Invitamos vivamente al pueblo de Myanmar a colaborar para proteger las dignidad de nuestra madre Irrawaddy. Estamos confiados que nuestros líderes resistirán a todos los esfuerzos para destruir el destino y la dignidad de nuestra nación”, acotó el Cardenal Bo.

Fuente: AsiaNews