Noticias

Argentina – Formosa: se inauguró el nuevo centro de Capacitación Laboral

Leer más

Italia - Una conferencia para presentar la Red Humanitaria que ha acogido a 70 refugiados afganos

Leer más

Croacia - Asamblea General del Movimiento Juvenil Salesiano de Europa y Medio Oriente

Leer más

Nicaragua – “En medio de la angustia y el dolor el pueblo nicaragüense no pierde la esperanza”


11 julio 2018 22:00 | Por admin
En la imagen: celebración de la fiesta de la Beata Hna. María Romero Meneses, FMA

(ANS – Managua) – La nación nicaragüense vive una de las más profundas crisis de su historia. Un pueblo que ha denunciado las arbitrariedades del gobierno, lo reprime, lo destruye, lo detenido. Nadie puede salir a “protestar”, ni con la presencia de los organismos internacionales de derechos humanos. El pueblo sufre gran angustia.

El diálogo nacional se ha visto truncado. Los obispos de la conferencia episcopal continúan su misión pastoral acompañando al pueblo. El día lunes nueve de julio emprendieron su visita al departamento de Carazo, al municipio de Diriamba, fuertemente asediado por paramilitares, policías y grupos afines al gobierno.

Desde su llegada, fueron atacados física y verbalmente entre consignas. La comitiva iba encabezada por el Nuncio apostólico, Mons. Waldemar Stanilaw, el Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua y Mons. Silvio Báez, obispo auxiliar junto a sacerdotes a retirarse mientras se dirigían a liberar a personas que se encontraban refugiadas en la Basílica Menor “San Sebastián”.

La presión fue tanta que llegaron a los golpes. Entre tanto forcejeo, salieron lastimados el obispo auxiliar y varios sacerdotes quienes evitaron que se tomaran el templo. Los grupos afines al gobierno hacen creer, con sus acciones, que la Iglesia apoya la violencia.

El mismo día, el templo parroquial “Santiago Apóstol” en Jinotepe, fue “saqueado” por grupos paramilitares y afines al gobierno, quienes en un acto de violencia entraron a destruir todo lo que estuvo a su alcance.

El gobierno de Daniel Ortega ha lanzado una fuerte y clara amenaza contra la Iglesia Católica. Por todos los medios posibles, quieren que la población crea que son quienes promueven la violencia. Por su parte, los obispos reiteran su compromiso con la población, estando cerca de quienes sufren, del lado de quienes son asediados por la ideología de un gobernante aferrado al poder, que ha perdido toda la credibilidad, que promueve una “paz camuflada”.

Los Salesianos de Don Bosco continúan firmemente acompañando al pueblo y tomando medidas de seguridad.  La obra de Managua vuelve a la normalidad con sus actividades. En Masaya, la violencia no ha cesado. Las amenazas de saquear los templos continúan latente. La obra de Granada sigue sus actividades. Las eucaristías se realizan a puerta cerradas.

En medio de la angustia y el dolor que ha provocado esta situación, el pueblo nicaragüense no pierde la esperanza. Para este día, miércoles once de julio se esperaba una incursión del ejército a Moninbó en Masaya. El viernes trece está organizado un paro nacional de 24 horas.