Noticias

India – Inicia la Visita Extraordinaria del Consejero para la Región Asia Sur a la Inspectoría INB

Leer más

RMG – Preparativos para la 153ª Expedición Misionera Salesiana

Leer más

Colombia – Encuentro de Delegados y Delegadas de la Familia Salesiana

Leer más

Panamá – “El Calvario de Jesús en los rostros que sufren la indiferencia de nuestra sociedad”: Santo Padre en Panamá2019


25 enero 2019 23:00 | Por admin
Panamá – “El Calvario de Jesús en los rostros que sufren la indiferencia de nuestra sociedad”: Santo Padre en Panamá2019

(ANS – Ciudad de Panamá) – En el Campo Santa María la Antigua se realizó el Vía Crucis con más de 400.000 jóvenes de la XXXIV Jornada Mundial de la Juventud. El Pontífice subrayó que el «camino de soledad» y dolor del Hijo de Dios continúa hoy, “los rostros que sufren la indiferencia satisfecha y anestesiante de nuestra sociedad”. Los jóvenes rezaron, entre otras cosas, por el ecumenismo, por los migrantes y refugiados, por la paz y la reconciliación, por la ecología.

Tras el encuentro con los jóvenes privados de la libertad en Pacora, y una vez de regreso a Panamá en el Campo de Santa María la Antigua, el Papa dio inicio al Vía Crucis con los jóvenes. Al encaminarse tras los pasos de Jesús hacia el Calvario, el Pontífice recordó a los jóvenes que “caminar con Jesús será siempre una gracia y un riesgo”:“Es Gracia, porque nos compromete a vivir en la fe y a conocerlo”. Pero a la vez, “riesgo, porque en Jesús, sus palabras, sus gestos, sus acciones, contrastan con el espíritu del mundo, con la ambición humana, con las propuestas de una cultura del descarte y del desamor”.

En su alocución, tras las catorce estaciones, el Papa Francisco habló del Vía Crucis de Jesús, un camino “de sufrimiento y soledad”, que continúa hasta nuestros días. 

“Ha sido difícil reconocerte en el hermano sufriente”, rezó Francisco a Jesús. “Hemos desviado la mirada para no ver, nos hemos refugiado en el ruido para no oír, nos hemos tapado la boca para no gritar”. Siempre es la misma “tentación”, advirtió, porque “es más fácil y pagador ser amigos en las victorias y en la gloria, en el éxito y en el aplauso”. Es “fácil”, dijo el Papa, “caer en la cultura del bullying, del acoso y de la intimidación”.

Un Vía Crucis que se prolonga “en las mujeres maltratadas, explotadas y abandonadas, despojadas y ninguneadas en su dignidad”, “en los jóvenes a quienes se les arrebatan sus esperanzas de futuro por la falta de educación y trabajo digno”; en los que “caen en las redes de gente sin escrúpulos”, en quienes están “absorbidos en una espiral de muerte a causa de la droga, el alcohol, la prostitución y la trata, quedan privados no solo de futuro sino de presente”.

El Papa siguió enumerando el sufrimiento de los hombres y mujeres, espejo del Calvario del Señor que se prolonga “en el dolor oculto e indignante de quienes, en vez de solidaridad por parte de una sociedad repleta de abundancia, encuentran rechazo, dolor y miseria, y además son señalados y tratados como los portadores y responsables de todo el mal social”. “¿Qué hacemos?”  – preguntó el Santo Padre- “¿Cómo reaccionamos ante Jesús que sufre, camina, emigra en el rostro de tantos amigos nuestros, de tantos desconocidos que hemos aprendido a invisibilizar?”

En María, dijo el Santo Padre, “aprendemos la fortaleza para decir «sí» a quienes no se han callado y no se callan ante una cultura del maltrato y del abuso, del desprestigio y la agresión y trabajan para brindar oportunidades y condiciones de seguridad y protección”. “En María aprendemos a recibir y hospedar a todos aquellos que han sufrido el abandono, que han tenido que dejar o perder su tierra, sus raíces, sus familias y trabajos”.

“Enséñanos Señor – concluyó el Papa su oración – a estar al pie de la cruz, al pie de las cruces; despierta esta noche nuestros ojos, nuestro corazón; rescátanos de la parálisis y de la confusión, del miedo y la desesperación”.

Fuente: www.vaticannews.va