Noticias

India - El padre Gildasio Mendes visita la tumba de Madre Teresa y se reúne con la nueva Superiora General

Leer más

India – Inicia la Visita Extraordinaria del Consejero para la Región Asia Sur a la Inspectoría INB

Leer más

RMG – El Tiempo de la Creación está a punto de comenzar: del 1 de septiembre al 4 de octubre un tiempo especial para cuidar la Creación

Leer más

RMG – Carta del Rector Mayor con motivo de la declaración de Venerable del Siervo de Dios Augusto Hlond


17 julio 2018 22:00 | Por admin
RMG – Carta del Rector Mayor con motivo de la declaración de Venerable del Siervo de Dios Augusto Hlond

(ANS – Roma) – El 19 de mayo de 2018 el Santo Padre Papa Francisco autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos, promulgar el decreto sobre las virtudes heroicas del Siervo de Dios Giuseppe Augusto Hlond, de la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco, arzobispo de Gniezno y Varsovia, primado de Polonia, cardenal de la Santa Iglesia Romana, fundador de la Sociedad de Cristo para los Emigrantes; nacido el 5 de julio 1881 en Brzęczkowice (Polonia) y murió en Varsovia (Polonia) de 22 de octubre de 1948.

Para dicha ocasión, el Rector Mayor, P. Ángel Fernández Artime, envió una carta a los salesianos y miembros de la Familia Salesiana destacando algunos datos de las etapas de la vida del venerable, tanto como salesiano como cuando fue arzobispo y primado de la Iglesia polaca.

El cardenal Hlond fue un hombre virtuoso, un brillante ejemplo de religioso salesiano y un pastor generoso, austero, capaz de visiones proféticas. Obediente a la Iglesia y firme en el ejercicio de la autoridad, demostró humildad heroica y constancia inequívoca en los momentos de mayor prueba. Cultivó la pobreza y practicó la justicia con los pobres y los necesitados. Las dos columnas de su vida espiritual, siguiendo la escuela de san Juan Bosco, fueron la Eucaristía y María Auxiliadora.

En la historia de la Iglesia de Polonia, el cardenal Augusto Hlond ha sido una de las figuras más eminentes por el testimonio de su vida religiosa, por la grandeza, la variedad y la originalidad de su ministerio pastoral, por los sufrimientos que afrontó con intrépido ánimo cristiano por el Reino de Dios. El celo apostólico distinguió su trabajo pastoral y la fisonomía espiritual del venerable Augusto Hlond, que tomando como lema episcopal Da mihi animas coetera tolle, como verdadero hijo de san Juan Bosco, lo confirmó con su vida de consagrado y de obispo, dando testimonio de una incansable caridad pastoral.

En este año en que el aguinaldo nos invita a cultivar el arte de escuchar y acompañar, el testimonio del venerable Augusto Hlond brilla como un verdadero guía y pastor de su pueblo, comprometido con la defensa de la libertad de la Iglesia y de la dignidad humana, en una era marcada por grandes pruebas y persecuciones, como la experimentada por Polonia bajo la ocupación nazi y posteriormente por el régimen comunista.

El texto completo de la carta se encuentra disponible aqui.