Noticias

India - "Sean constructores de paz": una invitación a cuidar la Creación

Leer más

Argentina – Formosa: se inauguró el nuevo centro de Capacitación Laboral

Leer más

Italia - Una conferencia para presentar la Red Humanitaria que ha acogido a 70 refugiados afganos

Leer más

Sudán - "¡Qué alegría es ver todas esas computadoras encendidas!"


21 marzo 2019 23:00 | Por admin

(ANS – El Obeid) – Como en años anteriores, algunos ex-alumnos del Don Bosco Centre de Seúl han comenzado a ayudar a los Centros de Formación Profesional Salesianos de los países en vías de desarrollo. Esta vez decidieron ayudar a los de Jartum y El Obeid, Sudán. En estrecha colaboración con el antiguo alumno de Don Bosco Lin Chanwoo y el coadjutor salesiano Marino Bois, pasaron 7 semanas en Sudán, reparando los equipos y formando a los profesores.

Juntos iniciaron un taller, patrocinado por los ex alumnos del Don Bosco Centre de Seúl, con 15 computadoras para la enseñanza de sistemas CAD (Computer-Aided Design). Luego el Sr. Bois ha tenido que dar clases a los profesores y capacitarlos en vista de las prácticas de los alumnos.

Otro benefactor coreano patrocinó un aula con 20 computadoras para enseñar a los niños a escribir en inglés y árabe con programas de video-escritura, y para aprender las funciones básicas de los programas más utilizados.

La actividad misionera sostenida por los alumnos de Don Bosco ha ido creciendo con el tiempo y el año pasado los salesianos recibieron dos nuevos tornos: los primeros que entraron en el CFP de El Obeid. De hecho, el centro educativo salesiano – fundado por los salesianos Don Vincenzo Donati y los coautores Giacomo y Andrea Comino – siempre ha sido dirigido con máquinas de segunda mano.

Después de relanzar la formación profesional en El Obeid, el Sr. Bois y el Sr. Chanwoo se quedaron una semana en el CFP Salesiano «San José» en Jartum. «Yo había estado allí en 1991-1992 e incluso allí la escuela tenía sólo un pequeño presupuesto, con el que sólo podíamos comprar máquinas usadas. Más tarde Giacomo’Jim’ Comino me reemplazó, quien con Donati desarrolló la escuela para acoger a 300 estudiantes: también recibieron una solicitud de la policía local para enseñar a los niños de la prisión.

Recientemente, la situación de la enseñanza se ha vuelto difícil. La mayoría de los educadores eran ex-alumnos del mismo CFP, muchos de los cuales fueron reclutados de los campos de refugiados, y todos ellos procedían del actual Sudán del Sur. Cuando el sur de Sudán se independizó, muchos regresaron a sus hogares. Además, después de 25 años, muchos instrumentos son casi inutilizables.

«Intentaremos ver qué podemos hacer. Si es la voluntad de Dios, estamos listos…» concluye el Sr. Bois.

{gallery}Sudan – CFP 2019{/gallery}